Talan 59 hectáreas de manglares en el Malecón Tajamar, Cancún

Ciudadanos, activistas y organizaciones se manifestaron en el lugar

 
Con más de 16 camiones pesados y cinco retroexcavadoras, inició la tala de las 59 hectáreas que albergan el Malecón Tajamar, en donde se encuentran ejemplares de mangle rojo y blanco, además de cocodrilos moreletti, todas protegidas por las normas oficiales mexicanas, en las primeras horas del sábado y tomó por sorpresa a pobladores, vecinos y activistas ecológicos que nada pudieron hacer para que autoridades iniciarán el desmonte de los terrenos, a pesar de que había una suspensión provisional a cualquier obra, al menos hasta febrero de este año.
 
Poco antes de la media noche del viernes 15 de enero, activistas ecológicos dieron aviso, mediante redes sociales, de la presencia de maquinaria pesada en los alrededores del Malecón Tajamar, hecho que poco a poco fue confirmado y para las dos de la mañana la maquinaria comenzó a entrar al área, bajo el resguardo de elementos de la policía antimotines de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal y del gobierno del estado.
 
De acuerdo a vecinos de la zona, fue a las tres de la mañana que iniciaron los trabajos de desmonte y deforestación en la zona conocida como el "Table", donde el pasado 4 de enero previamente se había intentado talar la vegetación, aunque a diferencia de aquella ocasión, esta vez no pudo ser detenido.
 
Para esas horas, a las afuera del Tajamar, los elementos de la policía antimotines evitaban que activistas pudieran entrar al área, mediante la colocación de vallas y la construcción acelerada de una malla, por parte de trabajadores de diversas inmobiliarias.
 
A pesar del llamado de activistas para que comenzarán a llegar ciudadanos a protestar por las obras, esta no surgió efecto y solo se llegaron a reunir poco más de 15 personas.
 
Los trabajos continuaron durante todo el sábado sin detenerse, y para el medio día numerosos lotes ya se encontraban devastados, tal y como lo constató el diario La Verdad, mediante tomas panorámicas, tomadas desde edificios cercanos.
 
Las tres entradas del Malecón Tajamar se encuentran vigiladas y aunque se dieron incidentes de pelea con ciudadanos, estas no pasaron a mayores.
 
Para las 17 horas del sábado se convocó a una protesta pacífica, donde participaron poco más de 100 personas, especialmente  familias. En el lugar de los hechos se generaron conatos de violencia contra fraccionadores, que estuvieron cerca de terminar en agresiones.
 
Los trabajos continúan para hoy y se estima se extiendan hasta el próximo viernes. Personal del municipio en la zona no supo decir si el área permanecería cerrada para el público, como lo ha estado desde el viernes en la noche. 
 
De acuerdo a activistas ecológicos, de los grupos "Salvemos al Manglar" y "Guardianes del Manglar", el acto fue realizado con completa ilegalidad, alevosía y ventaja, además de una falta de respeto por los procedimientos vigentes que obligaban a una suspensión provisional de toda obra.
 
Aunque se buscó la versión de las autoridades municipales, a través de la Secretaría del Ayuntamiento y de la Dirección de Ecología Municipal, estas permanecieron en silencio.
 
¿ARDUCÍA LEGAL?
 
Hasta ayer, la Profepa mantenía una suspensión de cualquier tipo de obra en la zona, con un vencimiento de los plazos otorgados por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para este febrero.
 
A pesar del optimismo de los activistas ecológicos de poder llegar a febrero y revocar los derechos de suelo, la  la semana pasada se dio a conocer que después de cinco meses de parálisis, a finales de enero el proyecto Malecón Tajamar podría reactivarse e iniciarse al menos parte de los desarrollos turísticos que están programados para esa zona.
 
La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) habría determinado de igual manera que la empresa conformada por el consorcio italiano Bi&Di y el grupo Ultramar tendrá que seguir bajo limitaciones por el daño ambiental ocasionado el 12 de agosto del año pasado, cuando se dio la clausura y suspensión temporal de todo el proyecto de Malecón Tajamar, sin embargo también podrían construir.
 
El principal escollo legal sorteado por el departamento jurídico de Fonatur fue el amparo promovido por el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), ya que en términos generales, la Profepa únicamente clausuró de manera temporal un predio y no todos los que conforman el desarrollo, por lo que los trabajos podrían continuar en el resto de los proyectos.
 
Numeralia:
 
59 hectáreas las que conforman en Malecón Tajamar.
200 policías resguardan el área.
50 unidades de maquinaria pesada realizan la deforestación y tala de especies protegidas de manglar desde la madrugada del sábado.
Constructores pudieron encontrar un hueco legal en la suspensión de trabajos que había promovido la Profepa en septiembre pasado.
24 horas trabajará la maquinaria.
69 proyectos son los contemplados en el área.
Fotografías : Carlos Matus