Carnaval del Peñón de los Baños

Mirada detrás de la tradición

En distintas partes del mundo y derivado del calendario católico, entre los meses de febrero y marzo se llevan a cabo los carnavales; fiestas populares acompañadas de música, disfraces y celebraciones que liberan el gusto por los placeres y algunos excesos, días previos al inicio de la cuaresma con el primer miércoles de ceniza. Con la diversidad cultural que existe en nuestro país, esta celebración no queda excluida y en el caso de la Ciudad de México pese a la gran urbanización, existen algunos barrios populares encargados de preservar las tradiciones heredadas por los antiguos habitantes en el inicio de las vísperas de cuaresma.

El Pueblo del Peñón de los Baños se ubica a un costado del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, caracterizado por su historia desde épocas prehispánicas, este barrio ha preservado algunas de sus tradiciones de generación en generación hasta nuestros días como es el caso de la representación de la batalla del 5 de mayo y el carnaval.

Carnaval del Peñón de los Baños Mirada detrás de la tradición Carnaval del Peñón de los Baños Mirada detrás de la tradición

Esta demarcación está conformada por tres barrios; el de Los Reyes, La Ascención y Del Carmen, de los cuales se desprenden las más de 20 cuadrillas que conforman las comparsas en las fechas carnavaleras. Pese a que no existe un dato concreto del origen de esta festividad, algunos de los habitantes mencionan que tiene 120 años de antigüedad, a decir de algunos otros tiene por lo menos 80, si bien es una incógnita lo que es un hecho es que esta festividad seguirá latente con las nuevas generaciones.

“Esta tradición se transmite casi genéticamente, desde sus primeros años de edad los niños salen a los recorridos, con la música se empiezan a mover y con los escopetazos al principio medio los mueven, pero pronto se acostumbran y a partir de ahí siguen con la tradición…”

  • Sr. Pedro Delgado

La familia Delgado es residente de la calle de Colones por más de tres generaciones; Aloi de 26 años, es el actual encargado de organizar los preparativos del carnaval junto con su cuadrilla, conformada por familiares y amigos de la calle donde habitan, se hacen llamar “Los Ángeles de Colones”.

Carnaval del Peñón de los Baños Mirada detrás de la tradición

“Cuando estaba yo chavillo las personas se disfrazaban de una manera, normalmente eran hombre y mujer. Los hombres usaban traje elegante con la máscara típica de cera con barba cerrada y su sombrero de pompin, las mujeres usaban traje sastre con su bolsa, su paraguas y su mascada bordada, eso era muy distintivo porque a la gente le gustaba bordar sus mascadas y se hacía la competencia, quien traía la mascada más bonita y los mejores trajes. Hoy en día ha evolucionado y los chavos toman personajes de la tv o de películas. Ahora las cuadrillas se ponen de acuerdo y se disfrazan de lo mismo, antes era muy disperso.”

Carnaval del Peñón de los Baños Mirada detrás de la tradición Carnaval del Peñón de los Baños Mirada detrás de la tradición

Inicia el Carnaval

La tambora, el tololoche y la trompeta comienzan a sonar, la cuadrilla de los animalitos es caracterizada por ser la dedicada a los niños y es la primera que sale en aquella tarde soleada; Mickey, pluto, el capitán américa y algunos vaqueritos comienzan el baile y recorrido dentro del barrio Del Carmen.

Minutos más tarde los ángeles de colones se unen al resto de las cuadrillas; las calles de Morelos y Villahermosa son el punto de partida de toda la celebración en el barrio del Carmen.

Carnaval del Peñón de los Baños Mirada detrás de la tradición

Conforme han transcurrido los años, uno de los cambios que ha tenido el carnaval es la duración de la festividad; el señor Alfredo Delgado; abuelo de Aloi, menciona que en épocas pasadas el carnaval llegaba a durar varios días de la semana en torno al primer miércoles de ceniza, sin embargo esta celebración conlleva distintos gastos que asumen las familias del Peñón como los disfraces, los arreglos, las comidas, la bebida y la música, desembolso que hoy en día es mermado por el contexto económico actual, este año se celebró 3 días: el miércoles de ceniza y los domingos que le anteceden y suceden.

 “Los miércoles de ceniza, Teofas Delgado se vestía de bandido y se robaba a la novia, hacían una cabañita en el cerro y ahí llevaba a la novia; los que salíamos al carnaval correteábamos al bandido lo sacábamos de ahí y prendíamos fuego a la cabaña…”

  • Sr. Alfredo Delgado

La popularidad de esta festividad es a escala metropolitana, durante los tres días de celebración; gente de distintas demarcaciones como la colonia Morelos, campamento 2 de Octubre, Chimalhuacán, Nezahualcóyotl, Ecatepec o Iztapalapa; se dan cita año con año en el Peñoncito para la verbena carnavalera. Siendo el último domingo el de mayor convocatoria de visitantes.

Este miércoles de ceniza, únicamente se hizo el recorrido entre las calles con las comparsas.

Carnaval del Peñón de los Baños Mirada detrás de la tradición

 

Detrás de la máscara

Eduardo García pertenece a la cuadrilla de “Los Dados” del barrio Del Carmen, su historia se caracteriza por el talento heredado por sus antecesores y el cual, cada generación de la familia García se ha especializado en distintos tipos de arte popular desde hace más de 80 años.

“A mi abuelo lo que le resaltó fueron sus piñatas, a mi padre sus máscaras de animales y sus judas y yo estoy destacando por el sombrero y la máscara de carnaval. Aquí trabajamos de todo, tampoco fue por elección; tengo que mencionar lo que fue la propia necesidad, llegar a comprar una máscara hace 15 años era difícil por los recursos.”

Carnaval del Peñón de los Baños Mirada detrás de la tradición

El destino de Eduardo fue tomando rumbo al transcurso del tiempo, cuando las habilidades heredadas por su abuelo y su padre, lo impulsaron a él y su hermano a crear sus propias vestimentas.

Si bien Eduardo es especialista en cartonería, no fue hasta el 2 de mayo de 2015 que se aventuró por primera vez a fabricar una máscara. La imagen tradicional muestra un hombre de tez blanca, ojos claros de vidrio y una barba de ixtle corta o alargada - dependiendo del gusto de la persona – que históricamente representa una mofa a Maximiliano de Habsburgo. Un año más tarde el trabajo de la familia García sería “bailado” en su primer carnaval.

Carnaval del Peñón de los Baños Mirada detrás de la tradición

“Vivo el carnaval de diferente manera a todos, principalmente porque mi visión en el carnaval no solo es bailar; si no ver culminado un trabajo de 2 o 3 meses. Recordar cómo se tejen los sombreros, como se corta la tela, los desvelos, los accidentes durante el trabajo, ver la máscara como va agarrando vida, llegar a ver cómo la gente se la pone y la baila. Nosotros vamos disfrutando el carnaval hasta el último domingo por que es cuando ya terminó nuestro trabajo.”

Pese a su corta experiencia en la creación de máscaras, la proyección de su trabajo lo ha llevado a conocer a maestros de todo el país especialistas en este arte popular. Los próximos 18, 19, 25, 26 y 31 de marzo, Eduardo coordinará el 1er Encuentro Nacional de Mascareros, donde se darán cita aquellos que dan vida a las máscaras que visten en las festividades de estados como Morelos, Guerrero, Oaxaca, Michoacán, Chiapas o Veracruz, el evento se llevará a cabo en el Centro Cultural Venustiano Carranza.

“El trabajo que realizo no es para ponerme el nombre de artista o para tener un status. Seguimos siendo nosotros, seguimos trabajando para la gente, en la calle, porque es el lugar donde nacimos, donde crecimos. Antes de llegar a un lugar donde nos puede posicionar, nunca nos olvidamos de aquí del barrio, de aquí del Peñón, de quienes somos…”

Carnaval del Peñón de los Baños Mirada detrás de la tradición

 

El fin de la fiesta

El día de cierre había llegado, desde medio día las miradas curiosas de visitantes de otras colonias comenzaban a recorrer las calles del Peñoncito, el sol anunciaba un largo pero divertido recorrido. Los Ángeles de Colones preparados con sus micrófonos inflables y algunas latas de espuma, estaban listos para poner el ambiente entre los espectadores.

A diferencia de los días anteriores, en el último día es poca la gente que no sale a la celebración, como es el caso del señor Pedro Delgado, quien en la jornada de cierre salió a bailar y disfrutar un año más de carnaval con sus amigos de época, a pesar de ser también de la calle de Colones: su grupo decidió disfrazarse de indocumentados acompañados de mazos con los que derribaban un “muro” de unicel, además de deambular en contra de “Trump”.

Carnaval del Peñón de los Baños Mirada detrás de la tradición

La crítica social es también una de las opciones que eligen los carnavaleros para portar sus disfraces; ya sea de político o narcotraficante, la sátira se encuentra en todas partes del carnaval.

Siendo el Peñón de los Baños uno de los barrios considerado como cuna de algunos sonideros, “La Colombia Chiquita” es uno de los sobrenombres que ha dado identidad a esta colonia desde hace varios años. El espíritu fiestero y sonidero es parte de lo que caracteriza esta festividad. Esta vez no fue la excepción y al ritmo de cumbia, salsa y huaracha la multitud sacó sus mejores pasos al atardecer en las canchas del parque en el Barrio del Carmen.

Carnaval del Peñón de los Baños Mirada detrás de la tradición Carnaval del Peñón de los Baños Mirada detrás de la tradición Carnaval del Peñón de los Baños Mirada detrás de la tradición

El anochecer había llegado; las cervezas, el pulque y uno que otro aroma a marihuana ya habían hecho efecto. La fiesta se vivió a lo largo de las calles, se miraba en los rostros de las personas ya alegres, se sentía con cada brinco inesperado ocasionado por el estruendo de las escopetas, se enaltecía con el recuerdo de aquellos que festejan desde el más allá, se dignificó con una edición más de esta tradición que a decir de los peñoneros: “Nunca dejará de existir.”

Carnaval del Peñón de los Baños Mirada detrás de la tradición Carnaval del Peñón de los Baños Mirada detrás de la tradición