La encuesta de Morena

#Opinión
Tozoonpolitikon

Es común en los actores políticos que expresen sus posturas y que en la práctica hagan otra cosa. No es nuevo que en nuestra realidad política eso suceda todos los días. Sin embargo, cuando se toma como bandera y discurso para llegar a la Presidencia la transparencia y ésta no se practica en casa propia cobra mayor sentido.

El Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) realizó el pasado 19 y 20 de agosto una encuesta para determinar quién sería su candidato a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México. Los candidatos que se presentaron eran cuatro: el Jefe de Delegacional de Cuauhtémoc, Ricardo Monreal; la Delegada en Tlalpan, Claudia Sheinbaum; el Presidente de Morena en la Ciudad de México, Martí Batres; y el Senador, Mario Delgado. Todos ex miembros del PRD.

Cabe señalar que en los sondeos de días previos, las encuestadoras daban como virtual ganador a Ricardo Monreal. Paralelo a ello, entre los medios se señaló que la candidata preferida del Presidente Nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, era la única mujer dentro de los contendientes.

Es de llamar la atención que Morena no informó qué casa encuestadora realizaría el trabajo para determinar al ganador o la metodología a seguir. Simplemente se supo que Morena elegiría por medio de una encuesta a su candidato a la jefatura de la Ciudad.

El sondeo se realizó el fin de semana del 19 y 20 de agosto. Sin embargo, los resultados se dieron a conocer hasta la noche del 24, es decir, cuatro días después; de la misma forma, no se hizo pública la metodología que se utilizó sino hasta varios días después de haberse dado los resultados. Ante ello, resulta misterioso que se hayan tardado tanto en dar los resultados de unos votos en los que en horas se podrían anunciar puesto que no eran millones. Ni para una elección federal se tardan tanto.

Una vez realizado el ejercicio quien resultó ganadora fue la actual jefa delegacional de Tlalpan, Claudia Sheinbaum. Es decir, las encuestas que daban el triunfo a Monreal, que eran la mayoría, se equivocaron rotundamente. Y no sólo eso: los resultados ubicaron a Monreal en el tercer lugar, por detrás de Batres.

Ya sabemos que los partidos utilizan sus propios métodos para violar la ley. En el caso de Morena, para no ser acusados de actos anticipados de campaña, a Sheinbaum la denominaron Coordinadora para la Ciudad de México, con ello las autoridades electorales no pueden sancionarlos, pero la realidad es que se convierte en virtual candidata a la Jefatura de Gobierno en la Ciudad de México.

El viernes 25 de agosto Sheinbaum, Batres y Delgado dieron una conferencia en la que aceptaban los resultados de la encuesta. Sin embargo, Monreal no se presentó. Los tres contrincantes llamaron a la unidad del partido y señalaron que la ausencia del jefe delegacional en Cuauhtémoc “no debe malinterpretarse”, pues ese día tuvo actividades en la delegación.

Sin duda que la ausencia de Monreal perfila una ruptura al interior de Morena. No se descarta que se postule por otro partido o se presente como candidato independiente. Aunado a ello, el Presidente Nacional del partido, Andrés Manuel López Obrador, tan activo en las redes sociales, no se pronunció en torno a los resultados ni a la postura de Monreal; él sigue en su campaña por la presidencia para 2018.

Este proceso interno de Morena en la Ciudad de México no es menor, pues si le hacemos caso a las distintas encuestas que se han publicado para la elección del próximo año, es casi un hecho que Morena ganará en la capital del país. Pero si, como se vislumbra, el partido sale fracturado de su proceso interno, no se descarte que Monreal les quite buena parte de los votos que requiere para ganar la contienda. Finalmente, este proceso evidencia como se deciden las cosas al interior del partido. Como lo fue previo a las elecciones de 2015 al presentarse una ruptura PRD-Morena, hoy podemos estar en la antesala del quiebre Morena-Monreal.