En peligro los bosques de San Francisco Magú

Por Alicia Díaz Segundo.

 Al llegar a la localidad de San Francisco Magú, aún se puede observar un cielo azul profundo que te da la bienvenida, con su clima  fresco, tranquilidad que provocan sus calles pequeñas,  pero su  bosque es sin lugar a dudas  lo que le da color y vida a está comunidad.

A dos horas de la ciudad de México, el pueblo otomí  de San Francisco Magú  se encuentra ubicado en el Municipio de Nicolás Romero, Estado  de México el cual está sufriendo la violación de los derechos colectivos, establecidos en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos Pueblos Indígenas

[gallery type="slideshow" ids="9228,9229,9230,9231,9232,9233,9234,9235,9236,9237,9238,9239,9240,9241,9242,9243"]

 (DNUDPI) ante la aprobación e inicio de actividades del proyecto del desarrollo inmobiliario denominado “Bosques del paraíso” en  los predios conocidos como “El Ocote y las Carretas.”

Estos predios se ubican al noroeste de la cabecera Municipal de Nicolás Romero, Estado de México están localizados a la altura del poblado del Puerto Magú y de la localidad denominada El Esclavo, en la parte norte del predio tiene como comunidad importante a San Francisco Magú y en la parte suroriente a San José del Vidrio. El predio cuenta con varios accesos: Por medio de la Carretera Tlalnepantla-Atizapán-Nicolás-Romero, Progreso Industrial-, San José del Vidrio-Puerto Magú, de la carretera Barrientos-Vía corta a Morelia-San José del Vidrio. Carretera Cuautitlán Izcalli-Vía corta a Morelia y  Por medio de la carretera Tepotzotlán-Capula-San Mateo, Xoloc-Cañada de Cisneros-San Francisco Magú.

 Las Carretas y el Ocote es un lugar característico, para acampar por sus habitantes y quienes llegan de fuera  para olvidarse del estrés, y de quienes gustan estar al contacto de la naturaleza.

El bosque es un santuario de flora y fauna en el que se localizan al menos 11 especies registradas en la Norma 059 de la Secretaria del Medio Ambiente (SEMARNAT), además una zona de recarga de los mantos freáticos de la región de la Cuenca de Tepotzotlán.

Aunque los integrantes del Frente de Pueblos Unidos “Sin Bosques no hay Paraíso”  frente que se creó para defender los predios del Ocote y las Carretas. comentaron que esas 11 especies, no es una investigación exhaustiva y lo que hicieron fue un estudio técnico justificativo que la misma empresa propone y minimiza la fauna, no menciona los halcones ni águilas, solo lagartijas y gorriones para minimizar y para  justificar que hay  “poquitas especies” .

Magú como solo se le conoce, es un pueblo indígena otomí con aproximadamente 15,000 personas y dentro del cual se sustenta en usos y costumbres, desde la época virreinal fueron exentos de impuestos sobre la tierra, lo cual ha sido “reconocido” por el Estado Mexicano, como pueblo autónomo son las autoridades internas en términos económicos quienes otorgan permiso para la apertura de comercios y construcción,  aunado a esto, cuenta con un sistema para la administración de un pozo y la extracción de agua potable, que abastece a las comunidades de Magú.

Sin embargo la autonomía de San francisco Magú, no es respetada desde el momento que han otorgado permisos de construcción de Bosques del paraíso, un proyecto que consiste en un  desarrollo de un fraccionamiento habitacional,  de 67 edificios  de 5 niveles,  con  1340 departamentos, 1097  edificios dúplex,  234 edificios triples y 3319  lotes  de 90 m2. Este proyecto se encuentra en  su fase de preparación, la superficie cuenta con 184 hectáreas de bosque de pino de encino, de las cuales ya han sido derribadas 10 hectáreas.

Asimismo se proyecta la perforación de un pozo para la extracción de agua para consumo humano y la apertura de 4 carriles al interior del fraccionamiento. Hay que señalar que dentro del mismo predio se encuentra la presa los pinos que abastece de agua de riego y uso domestico a las parcelas y casas  del pueblo de San francisco Magu. El agua es procedente del canal de cuemantla, el cual el pasado 22 de noviembre 2012 fue concesionado por la comisión nacional de agua potable (CNA) para su aprovechamiento a la asociación de usuarios de la aguas del canal de cuamantla San isidro y Santa Rita A. C. conformada por 5 ejidos, entre ellos  el de Magú, San José El vidrio, San juan de las Tablas, Cahuacan, y ejido de Nicolás Romero.

La construcción de las más de 10,000 viviendas supone que el área en cuestión se localizan diversos afluentes en la época de lluvias y cuya zona de recarga es justamente el bosque ubicado en las carretas y el ocote.

El ocote ya cuenta con aproximadamente 10 hectáreas devastadas a una distancia de 1,400 metros debido al inicio de los trabajos del “desarrollo inmobiliario “Bosques del paraíso” y del “permiso de aprovechamiento forestal sustentable” que emitió  la Secretaria del Medio Ambiente y Recursos Naturales  (SEMARNAT)

Un integrante del Frente de Pueblos Unidos “Sin Bosques no hay Paraíso”, denunció que el gobierno otorgó permiso para un proyecto que era para un supuesto “aprovechamiento sustentable del bosque” pero que en realidad es un permiso para talar y destruir. “Resistimos al gobierno autoritario que aprueba planes de supuesto desarrollo, arrebatando nuestros recursos para otorgar concesiones a grupos empresariales que buscan hacerse ricos con nuestro patrimonio”.

 Es justo por estas razones que se unieron y evitaron que se talaran las 120 hectáreas que se tenían contempladas, aunque desafortunadamente se talaron 10 hectáreas.

Habitantes como Tomasa Rivas Nónigio, con machete en mano, dijo: “Nosotros, maguneros orgullosos, demostraremos a todos estos políticos corruptos y empresarios voraces que a nuestro pueblo no se le toca”.

Ella, quien toda su vida ha recolectado champiñones azulejos, madroños y shoritos en el bosque, subió a la montaña el Ocote para escribir en los árboles: “No me mates”. Cuando su hermana mayor, Leonor, observó la devastación de su bosque ancestral, lloró, cayó enferma y tuvo que ser hospitalizada.

El proyecto se encuentra varado, pero los integrantes Frente de Pueblos Unidos “Sin Bosques no hay Paraíso nos comentan; que  el problema sigue latente y que la empresa “Merker” donde pone interés en algún terreno el proyecto se lleva acabo. Un Integrante del frente de lucha, nos dice que no hay indicios en México de esta empresa y lo que se ha investigado es que solo se sabe que tiene una sede en nueva York y nada más.

  Por otro lado El Ing. Jorge Flores González, se ostenta como propietario particular del predio, un representante  Frente de Pueblos Unidos “Sin Bosques no hay Paraíso mostró a Somos el Medio un Boucher  con la cantidad de $ 2, 219, 819 donde es parte de un abono por la compra del terreno, y que está a nombre de Ing. Jorge Flores Gonzales. Hay que destacar que las primeras hectáreas que se talaron los propietarios fueron despojados, el bosque es de uso para la comunidad y de quien viene de visita, aunque tengan dueño. Así  mismo los permisos que tienen y que están en lonas que ellos pusieron cuando se talaron  las 10 hectáreas  son permisos que no corresponden a  Magú sino del Municipio de Acambay Estado de México.

 Hay que resaltar que los datos mostrados por el Frente de Pueblos Unidos “Sin Bosques no hay Paraíso “son la investigación y la lucha  que han hecho para demostrar, los atropellos hacia su comunidad. “ Se trata de un esfuerzo perverso de las grandes empresas, las industrias extractivas y los gobiernos para convertir en dinero toda la Creación mediante la privatización, mercantilización, y venta de lo Sagrado y todas las formas de vida,  de la comunidad otomí de san francisco magú”. Comentó el integrante  del frente de  lucha de pueblos “Sin Bosques no hay Paraíso”.

Así mismo “ El frente de pueblos Sin Bosque no hay Paraíso” nos comentó que” La procuraduría federal de protección del ambiente (PROFEPA) les ha dado la espalda, se pasan la bolita uno al otro  para defender el bosque de las Carretas y el Ocote, al decir que los permisos que se otorgaron  son “legales”, ellos dicen que si dejan algunos árboles y algún “arroyito” con eso se “salva” el bosque, esas son las “condiciones” para la construcción de “bosques del paraíso”, que pone la (PROFEPA), sin impórtales la fauna y la flora ni el despojo de las tierras. “queremos confiar en las instituciones, pero no al 100 es por ellos que recurrimos a la Organización de las Naciones Unidas (ONU)” dijo un integrante del frente de lucha “ sin bosques no hay paraíso”

La lucha que ha llevado el frente  de lucha “sin bosques no hay paraíso, llegó a las sede de las Naciones Unidas en un momento en el cual representantes de diversos pueblos indígenas del mundo resisten la privatización y venta de la naturaleza promovidas por diversos mecanismos de la denominada Economía Verde.

El pueblo de Magú pide que se respete la asamblea Extraordinaria que se realizó el 2 de Diciembre del 2012 para que prevalezcan los derechos que como pueblo indígena los han reconocido, y los estándares jurídicos nacionales e internacionales como la declaración de la Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas, así mismo el convenio 69  de la organización internacional del Trabajo sobre los derechos de los pueblos indígenas y tribales en países  independientes ( convenio 169 de la OIT) y el convenio sobre la diversidad Biológica ( CDB) y los artículos 1 y 2 de la constitución política de los Estados Unidos Mexicanos . Para que clausurar el proyecto de “bosques del paraíso”  así como revocar los “permisos otorgados”

La afectación al construir  “Bosques del paraíso “afectaría  a los mantos freáticos y agua de riego, la flora, la fauna, plantas medicinales, alimentos tradicionales, como hongos silvestres,  la cultura, espiritualidad, conocimientos tradicionales de la comunidad otomí de san francisco Magú. Terminarían con los pocos pulmones del municipio de Nicolás Romero.